4 pasos para hacer retroalimentaciones útiles

La retroalimentación es problemática. A los gerentes muchas veces les desagrada hacer comentarios y los subordinados directos raras veces reciben suficiente retroalimentación como para cambiar su comportamiento. Pero la retroalimentación, positiva y negativa, es una herramienta importante para aprender y crecer profesionalmente. La próxima vez que tenga que hablar con alguien sobre su desempeño, siga estos cuatro pasos:

  • Sea específico: La retroalimentación debe ser procesable. Use ejemplos concretos para respaldar sus conclusiones. Evite ataques generalizados al carácter de una persona. En cambio, describa comportamientos.
  • Aclare el impacto: Informe a la persona cómo es que su comportamiento afecta al equipo, a la organización o a usted.
  • Prescriba: Sea específico respecto a lo que debe cambiar. A menudo los empleados no saben qué cambiar a menos que se los diga.
  • Hágalo con frecuencia: Fórmese el hábito de reconocer el buen desempeño de los trabajadores e identificar comportamientos problemáticos.

(XXXX | Autor).

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

También le puede interesar:

Cómo hacer que surja lo mejor de su jefe

Deshágase de la negatividad

3 preguntas para conseguir la retroalimentación que requiere

 


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.