Administre sin microadministrar

Tanto los administradores nuevos como los experimentados pueden tener problemas con la manera de involucrarse en el trabajo de sus empleados sin microadministrar.

Usted quiere ser participativo y ofrecer apoyo, pero aún así dar a su personal la autonomía para tomar decisiones. Hay dos etapas en que tiene sentido involucrarse más profundamente: la preparación y la revisión.

Cuando el empleado está trazando los planes para su propio trabajo, el papel de usted es hacer preguntas vitales: ¿Quién debería involucrarse? ¿Cómo encaja esto en sus objetivos? Estas conversaciones le harán sentirse seguro de que el empleado está preparado y listo para actuar por su cuenta.

Cuando el proyecto esté completo, realice una revisión posterior a la acción. Reflexione sobre qué funcionó, qué no y qué aprendió el empleado. No hay necesidad de involucrarse en cualquier otra etapa a menos que el empleado sea un novato o surjan problemas.

(“How to Get Involved Without Micromanaging People” | Linda Hill y Kent Lineback).

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print