Deja de dominar la conversación en tus reuniones

Cuando encabezas una reunión, es tentador acaparar el uso de la palabra. Después de todo, tú los convocaste, ¿no? Sin embargo, nadie quiere ir a una reunión en la que una persona hable todo el tiempo, y es poco probable que obtengas lo que necesitas del grupo si estás haciendo un monólogo. Para controlarte, intenta tres tácticas.

  • Primera: haz notas y apégate a ellas. Date un límite de tiempo y condensa lo que tienes que decir en ese periodo.
  • Segunda: envía la orden del día con antelación. Diles a las personas cuyas opiniones respetas que esperas que pidan la palabra y después recurre a ellas durante la reunión.
  • Tercera: utiliza un formato por turnos en el que puedas circular por la sala y todos tengan una oportunidad de hablar.

Algunas personas no querrán hablar, pero al menos tendrán la opción, y no habrá necesidad de interrumpirte para tener la palabra.

(Adaptado de “How to Run a Meeting Without Talking Too Much”, de Art Markman).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.