Desconéctate del trabajo haciendo que tu cerebro se concentre en otra cosa

La mayoría de nosotros sabe que para ser productivo en la oficina se necesita recargar energía fuera de esta. La parte complicada es hacerlo. Incluso si te vas a casa a una hora decente, podrías dedicarte a revisar tu correo electrónico o a leer un último informe.

Para olvidarte de qué está sucediendo en el trabajo, mejor concéntrate en lo que harás. Puede servirte plantearlo de una manera apropiada: una meta negativa (“No revisaré el correo electrónico durante la cena”) podría no ser tan adecuada como una positiva. Por ejemplo, podrías planear una sesión de entrenamiento personal a las 5:30 p. m. en un gimnasio cercano a tu oficina. O esta semana podrías recoger a tus hijos de la escuela todas las noches. O puedes ser voluntario en una organización de beneficencia los fines de semana. Si tu mente no se separa del trabajo durante estas actividades, ten un plan para regresarla a lo que estás haciendo.

(Adaptado de “How to Forget About Work When You’re Not Working”, de Art Markman).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.