¿Estás desperdiciando el presupuesto de orientación personalizada de tu empresa?

No todos los ejecutivos se beneficiarán de trabajar con un guía personal. Si eres quien decide qué líderes de la empresa van a trabajar con un experto externo, seguramente quieres gastar tu presupuesto con sabiduría. Para evaluar si un líder en problemas está listo para un asesor personal, busca unos cuantos focos rojos.

  • Primero, sé precavido si un ejecutivo siempre tiene una excusa cuando las cosas salen mal. La orientación personalizada requiere ser consciente de lo que uno hace y reflexionar, así que la gente que suele culpar a factores externos por los problemas puede no ser la mejor elección.
  • Segundo, piénsalo detenidamente en el caso de los líderes que prefieren recurrir a tácticas para resolver los problemas con rapidez. Los mejores candidatos para la orientación personalizada están dispuestos a poner en duda sus hipótesis y creencias sobre cómo hacer las cosas.
  • En tercer lugar, ten cuidado con aquellos que retrasen este proceso para “investigar más” o “encontrar a la persona adecuada”. Puede ser un signo de que no están listos para enfrentar sus problemas.

(Adaptado de “4 Signs an Executive Isn’t Ready for Coaching”, de Matt Brubaker y Chris Mitchell).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print