Las habilidades cuentan a la hora de los ascensos

Las conversaciones sobre ascensos pueden ser tensas, tanto para la persona que lo solicita como para ti, su jefe. Tu primer instinto podría ser considerar si el empleado es “el mejor” para el nuevo puesto, pero es preferible concentrarse en sus habilidades. Pregúntate: ¿qué necesitará esa persona para hacer bien el trabajo? Después hazle saber la respuesta.

Por ejemplo, podrías decir: “Necesitarías aprender a usar Tableau” o Excel, o a hacer presentaciones. Este es un mensaje mucho más simple de transmitir que: “No sé si tienes lo que se requiere para un puesto superior todavía”. Al descomponer el puesto en las habilidades requeridas, desmitificarás el ascenso y lo harás más accesible para el empleado. Además, es mucho más sencillo y rápido para ti solicitarle que aprenda nuevas habilidades.

(Adaptado de “How to Support Employees’ Learning Goals While Getting Day-to-Day Stuff Done”, por Nick Gidwani).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.