No siempre le conviene hacer lo que le gusta

Hacer lo que le gusta es un conocimiento popular. Los expertos en administración normalmente prometen que la felicidad y plenitud le seguirán. Pero no siempre es el caso. A continuación tres motivos por los que tal vez no quiera seguir su pasión:

  • No es su fuerte: Tal vez le guste hacer algo para lo que simplemente no es bueno. Dado que la autocrítica puede ser difícil, pida retroalimentación sincera de los que lo rodean y sepa cuál es su fuerte.
  • Tiene mucho apego sentimental: La pasión puede nublar su juicio. Cuando algo le importa profundamente, puede ser difícil aceptar críticas y dejar que otros participen.
  • Es un pasatiempo, no un trabajo: Lamentablemente, no le pueden pagar por todo. Lo que le gusta tal vez no sea lucrativo. En cambio, encuentre algo que no le guste y que rinda frutos.

(“Don’t Do What You Love” | Dorie Clark).

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print