No mezcle los negocios con el placer

Trabajar con amigos puede ser divertido, pero para que estas relaciones no resulten afectadas debe seguir varias reglas. La primera y más importante: nunca envíe un correo electrónico de negocios disfrazado con un amigable “¡Hola! ¿Cómo estás?” Y a la inversa, si le está escribiendo a un amigo, no hable de negocios.

Conserve una sana división entre los negocios y su vida personal. Cuando necesite contactar a un amigo para hablar de negocios, disfrácelo de otra forma. Envíe un correo electrónico amigable preguntándole sobre su familia y sobre su nuevo trabajo y adviértale que lo va a contactar separadamente para hablar de la propuesta discutida.

De esa forma, sus mensajes profesionales podrán reenviarse a otros colegas sin que incluyan detalles personales. Es importante ser sociable y profesional a la vez, pero separe ambas cosas con sus amigos.

(“Stop Mixing Business With Pleasure” | Jodi Glickman).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.