No te conformes con una lista de cosas por hacer: usa la técnica del timeboxing

MLa peor parte de tener una lista de tareas pendientes es no saber cómo vas a hacer todo lo que contiene. La técnica de gestión de proyectos conocida como “timeboxing” puede ser útil: es una forma de convertir tu lista de quehaceres en bloques de tiempo en tu calendario, de manera que tengas un plan para lo que vas a hacer y cuándo lo harás.

Empieza por ver tu lista de deberes y determina las fechas límite para cada una de las tareas. Por ejemplo, si un video promocional tiene que estar listo para publicarse un martes y el equipo de producción necesita 72 horas para incorporar tus ediciones, entonces marca un bloque en tu calendario al menos 72 horas antes del martes. Repite este proceso con cada punto en tu lista de pendientes. Si trabajas con un equipo en el que los miembros pueden ver los calendarios de los demás, la técnica del timeboxing tiene el beneficio adicional de mostrarles a las personas que el trabajo se realizará a tiempo. Pero quizá la mayor ventaja del timeboxing es que te da la sensación de que tienes el control de tu calendario, lo cual puede hacerte sentir más feliz en el trabajo.

(Adaptado de “How Timeboxing Works and Why It Will Make You More Productive”, de Marc Zao-Sanders).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.