Sí, está bien que dejes tu empleo por tus hijos

Así que tomaste la decisión de dejar de trabajar debido a tus necesidades como padre que trabaja, ya sea porque querías un horario más flexible o un mejor salario, o para darte un tiempo libre. Prepárate para sufrir los efectos de algunos comentarios sobre tu decisión. Algunos serán torpes (“¿No aguantaste, verdad?”).

Otros tal vez tengan buenas intenciones pero te desalienten (“Ten cuidado, mi compañera de cuarto de la facultad de derecho se fue después de que nació su hijo y nunca pudo volver a encontrar trabajo”). Los comentarios no son personales, así que ignóralos. Haz oídos sordos y concéntrate en tu propia carrera, con las metas que te hayas puesto, no las que otras tenían para ti. Quizá tu jefe o jefa reaccionen de manera negativa: tratar de hacer que cambies de idea, burlarse de ti, molestarse, mostrarse incrédulos. Muéstrate empático y pon atención a lo positivo: “Entiendo tu punto de vista como líder de la empresa, pero tomé esta decisión como persona y como padre”.

(Adaptado de “When You’re Leaving Your Job Because of Your Kids,” por Daisy Wademan Dowling).

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

Te puede interesar:

3 formas para activar su vigía interno y autoconocerse

¿Qué hacer cuando su jefe tiene un favorito (y no es usted)?

Tres consejos para ser asertivos con los compañeros de trabajo

 


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.