2 pasos para prepararse para las consecuencias accidentales

Las consecuencias accidentales son comunes en los negocios. Los gerentes bien intencionados a menudo aplican políticas nuevas y terminan descubriendo que además de lo previsto, también crearon problemas. No puede predecir el futuro, pero puede ayudar a mitigar lo negativo con estos dos pasos:

  • Planifique con antelación lo más posible: Reúna a la gente que resultará afectada por el cambio y planifiquen posibles escenarios futuros para ver lo que podría ocurrir. Tenga en mente que siempre habrá algo que lo sorprenda después.
  • Pruebe el agua: Conduzca experimentos breves y enfocados para ver cómo reaccionarán las partes interesadas, y use los resultados para refinar el plan. No puede eliminar todas las posibilidades negativas pero puede prepararse para manejarlas.

(Adaptado de ”Be Prepared for What You Don’t See Coming’’ | Ron Ashkenas).

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

También te puede interesar:

3 formas de parar una reunión que no termina

Cómo innovar en el sector social

Pronostique mejor el futuro de la tecnología


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.