2 pasos para prepararse para las consecuencias accidentales

Las consecuencias accidentales son comunes en los negocios. Los gerentes bien intencionados a menudo aplican políticas nuevas y terminan descubriendo que además de lo previsto, también crearon problemas. No puede predecir el futuro, pero puede ayudar a mitigar lo negativo con estos dos pasos:

  • Planifique con antelación lo más posible: Reúna a la gente que resultará afectada por el cambio y planifiquen posibles escenarios futuros para ver lo que podría ocurrir. Tenga en mente que siempre habrá algo que lo sorprenda después.
  • Pruebe el agua: Conduzca experimentos breves y enfocados para ver cómo reaccionarán las partes interesadas, y use los resultados para refinar el plan. No puede eliminar todas las posibilidades negativas pero puede prepararse para manejarlas.

(Adaptado de ”Be Prepared for What You Don’t See Coming’’ | Ron Ashkenas).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.