Antes de contratar a un amigo, establece algunos límites

Contratar a un amigo en tu empresa es arriesgado: ¿la relación personal puede coexistir a la par de la profesional? Sin embargo, si abordas la situación con cuidado, es posible trabajar juntos y conservar la amistad.

  • Primero, asegúrate de que te sientes cómodo diciéndole que no a esa persona. Si te conviertes en jefe de tu amigo, necesitarás tener confianza en que su madurez emocional puede hacer que la dinámica funcione.
  • A continuación, establece las expectativas sobre si es probable que obtenga el trabajo. Di algo como: “Quiero explorar la posibilidad de que trabajemos juntos, pero me gustaría dejar claro que tal vez no sea una buena idea”.
  • Por último, piensen juntos en cómo lidiar con las situaciones difíciles que puedan surgir en el empleo. Esto les ayudará a ambos a establecer los límites psicológicos que necesitarán si van a ser colegas, además de amigos.

(Adaptado de “What to Consider Before Hiring a Friend”, por Joseph Grenny).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.