Capacita a tu equipo global para no aceptar sobornos

Aunque los sobornos dentro del sector comercial son ilícitos en muchos países, es posible que los integrantes de tu equipo global lleguen a toparse con funcionarios que se los pidan. Prepara a tu personal para que sepa cómo responder y pueda manejar estas situaciones delicadas. En muchos casos, el soborno no es cuestión de dinero, sino de respeto. Así que refuerza a tus gerentes para que sean capaces de decir con confianza: “No puedo dar sobornos, pero sí puedo… “.

Quizá puedan ofrecerle al funcionario o a sus empleados la oportunidad de tener injerencia en decisiones importantes sobre el compromiso de la empresa con la comunidad local. Otra opción es hablar acerca del legado que quisiera dejar el funcionario y prometerle reconocer en público su participación, de manera que ambas partes se beneficien. También hay que ser realistas en cuanto a los costos de negarse a dar un soborno. ¿Podría provocar demoras en la entrega (si un funcionario de aduanas se niega a liberar bienes en la frontera en tanto no reciba una gratificación)? ¿Que no se obtenga un contrato (si un ministro espera que le entregues el 10 por ciento del valor del convenio)? De ser necesario, ajusta los cálculos de costos y tiempos de entrega para que tu empresa pueda alcanzar sus objetivos de manera ética y sostenible.

(Adaptado de “How Managers Should Respond When Bribes Are Business as Usual”, de David Montero).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.