Cómo mejorar el desempeño sin una reorganización.

Más de la mitad de los directores ejecutivos reorganizan sus compañías durante sus primeros dos años en el puesto. Para muchos, esta reestructuración es una forma de abordar fallas en la ejecución y la toma de decisiones. Sin embargo, la mayoría de las reorganizaciones no funcionan tan bien como se esperaba, y algunas incluso agravan la situación. En vez de cambiar la estructura de su empresa, considere adoptar una de estas tres medidas para abordar los asuntos que comúnmente provocan las reorganizaciones:

  • Defina los papeles en la toma de decisiones: Las fallas en la toma de decisiones a menudo pueden ser producto de una confusión en las responsabilidades. Simplemente aclarar quién decide qué y con quién puede eliminar cuellos de botella críticos.
  • Mejore la información: Especifique con anticipación qué información se necesita para tomar una decisión. Conozca qué tipos de datos serán más fáciles de procesar y digerir.
  • Cambie a la gente: Si estos consejos no mejoran el flujo de trabajo, quizá es porque tiene un problema de talento. Asegúrese de que tiene a las personas correctas en los papeles correctos, e incorpore talento nuevo si es necesario.

(Adaptado de “The Right Time to Re-Org” | Michael C. Mankins).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.