Crea políticas positivas en el lugar de trabajo

Hay demasiadas políticas en el lugar de trabajo que enfatizan lo que los empleados no deben hacer. Sin embargo, las reglas exageradamente paternales y punitivas no comunican que tengas confianza en tu gente y en que se comportarán como adultos. Cuando redactes las políticas para el personal, enfócate en transmitir las expectativas positivas de la empresa acerca de los empleados. Por ejemplo, en la política sobre la hora de inicio del día laboral, señala que esperas que los empleados se presenten a tiempo, pero no entres en detalles sobre lo que significa “tarde” o “ausente”.

Si en tu empresa hay un código de vestimenta, exprésalo tan sencillamente como puedas —quizá solo “Viste adecuadamente”— y deja que los gerentes proporcionen más lineamientos a quienes los requieran. Así mismo, el código de conducta no tiene que ser complicado; un buen punto para comenzar es: “Se espera que todos actúen de la manera más conveniente para los intereses de la empresa y de sus colegas”. Subraya aquello a lo que quieres que tus empleados aspiren, no lo que sucederá si fallan.

(Adaptado de “The High Price of Overly Prescriptive HR Policies”, de Sue Bingham).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print