Viva su misión, no la proclame

El problema con la mayoría de las declaraciones de misión es que están tan llenas de jerga y trivialidades que aplican para cualquier organización, no sólo para la que fueron escritas.

No se atormente por la redacción: mejor enfóquese en la acción. Una declaración de misión es una abstracción. Una organización con misión es inspiradora. Piense qué es lo que quiere que haga su compañía – crear la mejor computadora personal, cambiar la forma de pensar de la gente respecto al café, poner fin al hambre – y encárguese de eso.

Una declaración de misión puede estimular y alinear a los empleados o explicar a los demás qué es lo que usted hace, pero sólo si detrás de ésta hay un verdadero sentido de propósito.

(Adaptado de “Do You Have a Mission Statement, or Are You on a Mission?” | Dan Pallotta).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.