3 consejos para reducir la preocupación tóxica

Cierta ansiedad es parte inevitable de nuestra vida, pero en el acelerado mundo actual puede hacerse abrumadora. Demasiado estrés obstruye la productividad y puede ser peligroso para su salud. A continuación tres pasos para atender la preocupación antes que se haga tóxica:

  • No se preocupe solo: Platique sus inquietudes con alguien de confianza – amigo, socio o colega. Algunas veces, simplemente hablar puede ser un alivio, y la persona que lo escucha tal vez aporte algunos consejos tranquilizadores.
  • Básese en los hechos: Muchas veces se puede exagerar un problema chico. Antes de dejar que la preocupación lo consuma, vea cuáles son los hechos. Averig¬e cuál realmente es el problema y qué tan grande es.
  • Déjelo ir: Cuando no pueda hacer nada respecto al problema, olvídese y déjelo ir. Tal vez sea más fácil decirlo que hacerlo, pero vale la pena el esfuerzo.

(Adaptado del Módulo en Internet ManageMentor de Harvard: “Stress Management”).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.