Comienza una conversación difícil concentrándote en lo que tienes en común con la otra persona

Cuando trates un tema complicado con un colega, tus primeras oraciones pueden crear o destruir el diálogo. Es normal estar a la defensiva, e incluso culpar a la otra persona, pero insinuar que tu contraparte está equivocada hará que una conversación que de por sí era difícil se vuelva aún más. Prepárate para tener éxito mencionando intereses en común entre la otra persona y tú.

Destaca en lo que ya están de acuerdo: el punto donde coinciden sus metas. Tal vez puedas decir: “Los dos queremos estar seguros de que nuestros pacientes tengan la mejor atención posible” o “Coincidimos en que el nuevo sistema de correos electrónicos debería integrarse a nuestros sistemas existentes de TI”. Si no eres capaz de ubicar los intereses en común o no estás seguro de cuál es la meta de tu contraparte, la manera más sencilla de avanzar es hacer preguntas. Explica a la otra persona lo que te importa y después pregunta: “¿Algo de lo que dije coincide con lo que te interesa? ¿O tienes otro objetivo?” Este tipo de preguntas establecen un tono de colaboración.

(Adaptado de “HBR Guide to Dealing with Conflict”, de Amy Gallo).

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.