Cómo responder al fracaso.

Todos reaccionan en forma distinta al fracaso: algunos acusan inmediatamente a los demás mientras que otros aceptan las críticas, aun inmerecidamente. La próxima vez que usted y su equipo fracasen, resista la tentación de echar culpas. En cambio, siga estos tres pasos:

  1. Piense antes de actuar. No responda inmediatamente ni impulsivamente. Si lo hace, puede empeorar las cosas. Tómese tiempo para considerar posibles interpretaciones de lo sucedido y cómo podría reaccionar.
  2. Escuche y comunique. Nunca asuma saber lo que piensan los demás. Acopie comentarios y después explique sus propias acciones e intenciones.
  3. Busque una lección. Los errores son cosas que pasan. Tal vez sea culpa suya, o de alguien más – o de nadie. Cree y compruebe una hipótesis sobre cómo y por qué ocurrió la falla para evitar que vuelva a suceder.

(Adaptado de “Managing Yourself: Can You Handle Failure?”/ Ben Dattner y Robert Hogan).

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.