Controla tus pensamientos negativos sobre tus subordinados directos

Es comprensible que a veces los gerentes se sientan frustrados con sus subordinados directos. Tal vez alguien entregó una asignación a destiempo, lo cual afectó las actividades programadas de un proyecto importante. O tal vez un empleado con un desempeño lejos de ser bueno cometió un error.

Incluso si eres bueno para esconder tu enojo, tus pensamientos negativos tal vez aumenten tus niveles de estrés y dañen tu relación con el empleado. Para mitigar estos sentimientos, trata de imaginar que tus pensamientos son transparentes: cada uno de tus colegas es capaz de ver lo que estás pensando. Si así fuera, seguramente pensarías menos mal de los demás y tratarías de buscar una forma de entender sus puntos de vista. También puede ayudar que te preguntes: “¿Es una tragedia o solo un inconveniente?” Seguramente es lo segundo, y pensar que lo es puede ayudarte a mantener los pensamientos negativos a raya.

(Adaptado de HBR Emotional Intelligence Series).

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

Te puede interesar:

Proporcione a su equipo la dirección que necesita

Practique un sano perfeccionismo

3 consejos para emitir una disculpa de la empresa


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print