Haz que sea más fácil para tu jefe darte retroalimentación negativa

EEs difícil mejorar tus habilidades cuando no sabes en qué enfocarte. Si tu jefe no se acerca para proporcionarte una retroalimentación constructiva, trata de facilitárselo. Comienza dándote a ti mismo retroalimentación negativa, eso demostrará que tomas el asunto en serio.

Dile a tu jefe algo como: “Sé que tiendo a trabajar rápido y a veces dejo de lado detalles importantes. Me gustaría mejorar al respecto. ¿Tiene algunas ideas sobre cómo puedo hacerlo?” También puedes decirle a tu gerente que quieres mejorar en tres áreas este año, y que te gustaría que te diera retroalimentación respecto de cuáles deberían ser. Pregunta: “¿Me ayudaría a cumplir con este compromiso que hice conmigo mismo?” De esta manera, sabrá que su retroalimentación te ayudará a mantener tu promesa, y que no herirá tus sentimientos.

(Adaptado de “How to Solicit Negative Feedback When Your Manager Doesn’t Want to Give It”, de Deborah Grayson Riegel).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print