La mejor manera de calmar una discusión es escuchar

Hay pocas cosas que se sientan peor que te grite un compañero de trabajo. Cuando un colega te critica, es probable que tu primer instinto sea defenderte: quieres señalar todas las cosas en las que se equivocan y en las que tú tienes razón. Sin embargo, aunque sea de forma calmada, contradecir el contenido del argumento del compañero podría empeorar la situación.

En vez de apresurarte a justificar tus puntos, comienza validando los sentimientos de tu colega y replanteando sus puntos de vista. Por ejemplo, podrías intentar decir lo siguiente: “Te entiendo. No ves la contribución de tu equipo en lo que acabo de presentar”. Si demuestras que escuchas y que en verdad intentas entender la perspectiva de tu colega, le darás menos razones para gritar. A pesar de que pueda parecerte contradictorio, demostrar que apoyas a un compañero enfadado —sin estar de acuerdo con sus puntos necesariamente— es una de las mejores maneras de reducir la intensidad de un conflicto.

(Adaptado de “How to De-Escalate an Argument with a Coworker”, de Liane Davey)

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print