No dejes que el estrés te convierta en un patán

CCuando estás bajo un estrés intenso, es normal tener mal genio. Sin embargo, no desquites tu estrés en cualquiera que esté cerca de ti, ya sea tu asistente, tus familiares o tus subordinados directos. Si dejas que carguen con la peor parte de tus frustraciones, serán más tensas tus relaciones personales y se entorpecerá tu resiliencia.

Aunque lo que te está estresando esté fuera de tu control —una intensa carga de trabajo, requisitos regulatorios cambiantes, una desaceleración en el mercado—, la forma en que tratas a las demás personas no lo está. La próxima vez que estés presionado y sientas la tentación de alzar la voz, respira profundo y recuerda no dirigir tus frustraciones hacia la gente que no lo merece. Considera a tus colegas y familiares como los aliados que intentan ser.

(Adaptado de “The Better You Know Yourself, the More Resilient You’ll Be”, de Ron Carucci).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print