No dejes que el estrés te lleve a tomar malas decisiones

Es difícil pensar con claridad cuando estás bajo estrés. Tu presión arterial y tu pulso suben, la adrenalina y el cortisol inundan tu cuerpo, tus instintos de supervivencia comienza a trabajar… todo esto interfiere con tu poder de decisión. Para evitar tomar malas decisiones cuando estás estresado, pon mucha atención a tus síntomas físicos.

Todos tenemos un vigía interno que nos ayuda a monitorear nuestras reacciones. Accede a esa parte de tu mente y observa si hay sensaciones físicas o emociones que indiquen si tu nivel de estrés está en aumento: una opresión en el estómago, o bien una sensación de ansiedad o pánico. Al darte cuenta de estas reacciones, puedes reprimir respuestas impulsivas. Por ejemplo, cuando recibes un correo electrónico molesto y te das cuenta de que te provocó enojo, puedes retrasar la respuesta hasta que te hayas calmado. Utiliza a tu vigía para reconocer estos impulsos antes de reaccionar ante ellos.

(Adaptado de “Manage Your Stress by Monitoring Your Body’s Reactions to It”, por Erica Ariel Fox).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.