Para sentirte más cómodo con los conflictos, deja de tomarlos como algo personal

El conflicto es normal, una parte saludable de trabajar con otras personas. Sin embargo, muchos lo evitamos a toda costa: a menudo porque lo experimentamos como algo personal. Para sentirte más cómodo con los desacuerdos y cosechar los beneficios de los conflictos productivos, olvídate de la idea de que tienen que ver contigo. Si modelas tu comodidad con el conflicto productivo, estarás mostrándole a tu equipo que está bien discrepar, animando así a la gente a presentar sus ideas.

Para alejar el conflicto de lo personal, piensa en el panorama completo y en las necesidades de la empresa. A menudo surgen desacuerdos respecto de objetivos y procesos, por ejemplo. Cuando tú y un colega tienen opiniones distintas sobre algo, pregúntate: ¿por qué esta diferencia de opinión es algo importante que debamos discutir? ¿Cómo ayudará a la empresa o al proyecto en el que estás trabajando? Mientras más puedas mantener un conflicto enfocado en la empresa, más probabilidades tendrás de resolverlo de una manera benéfica para todos.

(Adaptado de “Why We Should Be Disagreeing More at Work”, de Amy Gallo).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print