Transforma los contratiempos en posibilidades de cambiar tu mentalidad

Muchos de nosotros podemos recordar una experiencia que nos haya parecido negativa en el momento, pero que resultó positiva a la larga. Cuando te enfrentes a un contratiempo —te despidieron o tu departamento no logró su meta de ingresos—, que no te gane el ímpetu de clasificarlo de “malo”.

En cambio, piensa qué es lo más problemático para ti de la situación. ¿Te preocupa no encontrar otro trabajo? ¿No ganar tu bono? ¿Dejar pasar recursos que necesitas? Una vez que hayas identificado el problema en específico, pregúntate lo siguiente: “¿Hay alguna manera en la que esta situación pueda resultar benéfica?”. Esta pregunta te alejará de los pensamientos negativos y te abrirá a nuevas posibilidades. Llévalo un paso más allá y pregúntate: “¿Qué puedo hacer para que este escenario positivo sea una realidad?”. Como resultado, tendrás un plan de acción, y el beneficio de una actitud optimista.

(Adaptado de “To Build Your Resilience, Ask Yourself Two Simple Questions”, de Srikumar Rao)

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.