Sacando la vuelta al catastrofismo

Una de las tácticas más eficaces para aniquilar una buena idea es infundir temor en la mente de quienes necesitan aprobarla.

En los negocios, un argumento catastrofista común es que una propuesta de algún modo va “en contra de nuestros valores básicos” y erosionará el espíritu y cimientos de la compañía. Si este tipo de acusación es lanzado contra su idea, resista el ponerse a la defensiva.

Es poco probable que una respuesta sencilla alivie los temores que provocan este tipo de ataques. Más bien, reconozca que los valores son importantes y explique específicamente cómo su idea está realmente en línea con lo que la compañía representa.

(Turning the Tables on a Fearmongering Attack”| John Kotter).

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print