Aparta tiempo para tu trabajo más importante

A nadie le gusta terminar el día y sentir que, aunque has estado trabajando frenéticamente durante ocho horas, no has logrado nada importante. Para evitar pasar todo el tiempo respondiendo correos electrónicos y mensajes de texto, intenta programar pendientes importantes en tu calendario.

Aparta una hora o dos para que la actividad no se pierda en el transcurso del día. Si debes realizar algo muy importante, aparta la mayor parte del día (aunque no necesites tanto tiempo). Además, si normalmente te propones metas tan ostentosas que terminas aplazándolas, intenta lo siguiente: cuando establezcas un objetivo, también considera una versión del mismo que requiera la mitad de trabajo. Mentalmente compara las dos versiones y pregúntate cuál es la más realista. Si tu tarea todavía resulta intimidante, redúcela aún más hasta que parezca realizable. Podrías terminar con una meta que sea una cuarta o una décima parte de lo que habías concebido originalmente, pero te resultará mucho más viable.

(Adaptado de “How to Focus on What’s Important, Not Just What’s Urgent”, de Alice Boyes).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.