Comienza una rutina de atención plena y logra una mejor concentración

A veces parece imposible mantenerse concentrado en el trabajo. La práctica de la atención plena puede ayudar. Los estudios han demostrado que la gente que tiene una rutina de meditación de atención consciente está menos distraída y se concentra mejor. Desarrolla tu propia rutina programando tres sesiones de 10 minutos de atención plena a lo largo de tu día.

Deja todo de lado —cierra tu correo electrónico y la puerta de tu oficina o de una sala de juntas— y enfoca toda tu atención en tu respiración. No trates de controlarla; solo siente la aspiración completa y la expiración total. Por supuesto, tu mente va a divagar: es normal. No te juzgues por estos pensamientos desenfrenados. Simplemente, redirige tu atención de vuelta a tu respiración y comienza de nuevo con la siguiente inhalación. Es el acto de regresar tu atención al punto focal lo que fortalece al circuito cerebral de la concentración y a la larga te ayuda a controlar mejor tu atención.

(Adaptado de “Here’s What Mindfulness Is (and Isn’t) Good For” por Daniel Goleman).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.