Cómo decir no a los quehaceres de oficina

A nadie le gustan los “quehaceres de oficina”, tareas de poca importancia como pedir el almuerzo o tomar notas en reuniones. Sin embargo, las investigaciones demuestran que es más probable que a ciertos grupos de personas, entre ellos mujeres y personas de color, les asignen este tipo de trabajo, y que realizarlo pueda afectar sus carreras. Cuando te enfrentes a los quehaceres de oficina, ¿qué debes hacer?

Primero, ten una respuesta preparada sobre cómo podrías aprovechar mejor tu tiempo: “Me contrataron para hacer X, y esta nueva tarea me quitaría tiempo para terminar X bien”. Para peticiones repentinas como ordenar el almuerzo, podrías decir: “De verdad debo estar presente durante esa reunión, pues es esencial para el proyecto en el que estoy trabajando”.

Cuando te niegues a los quehaceres de oficina, a cambio ofrece hacer algo de gran importancia. Si no puedes rehusarte, asegúrate de que la gente esté consciente del trabajo extra que estás haciendo y que por lo menos te lo reconozcan.

(Adaptado de “Women of Color Get Asked to Do More ‘Office Housework.’ Here’s How They Can Say No”, por Ruchika Tulshyan).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.