Convierta en oro la información vieja

No hay ninguna regla que diga que la información tiene que ser nueva para ser útil. De hecho, usar datos viejos a veces puede ahorrarle tiempo y dinero en el proceso de recopilación. A continuación, tres formas de asegurarse de que los datos actuales sigan siendo relevantes y disponibles para uso futuro:

  • Cree una política: Decida qué información guardar o desechar con base en un criterio establecido. Recuerde que el costo de almacenamiento de datos está cayendo todo el tiempo, así que inclínese a guardar cosas cada vez que sea posible.
  • Haga que los datos sean “amigables para el futuro”: Elabore documentos técnicos acompañantes que expliquen cómo se usan los datos y que describan cualquier faltante o limitaciones.
  • Convierta cuando sea necesario: Nadie puede predecir el futuro, pero considere qué formato va a utilizar. Intente guardar los datos en formatos que puedan ser legíbles en 10 o 20 años.

(Adaptado de “How to Turn Old Data into Business Gold”| Robert Plant).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

También le puede interesar:

Pronostique mejor el futuro de la tecnología

3 actividades pueden ayudar a mejorar su cerebro proactivo

Gane clientes conociéndolos

 


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.