Convierta su estrés en un activo

El estrés es inevitable, pero no tiene que ser dañino. Manejada correctamente, la tensión puede impactar positivamente la productividad y el desempeño.
A continuación tres cosas que puede hacer para que el trabajo opere a su favor:

Reconozca las preocupaciones por lo que son: El estrés es una sensación, no una señal de disfunción. Cuando empiece a preocuparse, comprenda que es un indicio de que algo le importa y no causa de pánico.

Enfóquese en lo que puede controlar: Mucha gente se siente mal con respecto a cosas que simplemente no pueden cambiar. Recuerde qué cosas puede afectar y cuáles no.

Cree una red de apoyo: Saber que hay alguien con quien puede contar puede ayudar mucho. Forme relaciones para tener gente en la que puede depender en tiempos de estrés.

(Adaptado de ”Turning Stress Into an Asset’’| Amy Gallo).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.