Crea momentos de silencio en tu día

La investigación demuestra que el silencio restaura el sistema nervioso, nos ayuda a prolongar nuestra energía y condiciona nuestra mente para que sea más adaptable. Para crear estos momentos de silencio en tu día, empieza poco a poco.

Por ejemplo, podrías: incorporar cinco minutos de quietud en tus reuniones; cerrar la puerta de tu oficina; retirarte a la banca de un parque o encontrar otro escondite pacífico. Trata de “hacer ayuno” de noticias y entretenimiento al apagar tu teléfono varias horas y los fines de semana; sal a caminar a la naturaleza. Para obtener todos los beneficios restauradores de estos momentos, medita o reflexiona en silencio.

(Adaptación de “The Busier You Are, the More You Need Quiet Time” de Justin Talbot-Zorn and Leigh Marz.)

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

 


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.