Deja de usar las conferencias telefónicas y comienza a usar las videoconferencias

Todos sabemos lo que sucede en las conferencias telefónicas. La gente se conecta y luego hace varias cosas a la vez, sin poner mucha atención. Pasas más tiempo redirigiendo la conversación al tema en cuestión y haciendo participar a la gente que resolviendo los problemas.

La próxima vez que tengas una reunión con gente en otra oficina o ciudad, considera mejor usar las videoconferencias. La conexión visual garantiza que la gente se mantenga involucrada y concentrada, y que aquellos que están batallando para unirse a la conversación puedan indicar con una seña que les gustaría hablar. Además, a diferencia de las llamadas en conferencia, las videoconferencias nos permiten considerar no solo las palabras que se pronuncian, sino también las expresiones faciales, las posturas y el lenguaje corporal involucrado, todos los indicios que usamos para descodificar de manera intuitiva lo que en realidad se dice. El debate se sentirá más orgánico, lo cual aumentará la calidad de las ideas y la seriedad de los comentarios, además de facilitar que la gente se involucre.

(Adaptado de “Stop Scheduling Conference Calls and Finally Commit to Videoconferencing”, de Scott Edinger).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print