No digas “los cambios son difíciles” cuando le estés pidiendo a la gente que cambie

Cuando una iniciativa de cambio choca contra una barricada, los líderes a menudo les recuerdan a las personas que “los cambios son difíciles”. Sin embargo, esa vieja imagen puede convertirse en una profecía que se cumpla a sí misma. Los contratiempos momentáneos o los retrasos pueden considerarse un gran signo de peligro y, de pronto, los empleados se retiran en masa. Trata, por el contrario, de darle la vuelta a ese guion.

En un estudio realizado por la Universidad de Chicago, los investigadores pudieron cambiar la forma de pensar de los participantes recordándoles que la mayoría de la gente mejora con tan solo un poco de esfuerzo. ¿Cuáles fueron los resultados? Los participantes pudieron identificar con mayor rapidez las ventajas que las desventajas del cambio.

En lugar de aceptar que las iniciativas rara vez tienen éxito, recuérdate a ti misma y a tu equipó que todos han estado aprendiendo nuevas habilidades y adaptándose a nuevos ambientes a lo largo de toda su vida. Cada vez que sientas el impulso de decir “los cambios son difíciles”, haz una declaración diferente, una que es igual de cierta: la adaptación es la regla de la existencia humana, no la excepción.

(Adaptado de “Stop Using the Excuse ‘Organizational Change Is Hard’”, de Nick Tasler).

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.