Para ser amigo de tus empleados, establece límites claros

Es posible ser amigo de alguien que trabaja para ti, pero debes establecer límites. Por ejemplo, puede haber ocasiones en que tengas información que afectaría a tu amigo, pero sería impropio que se la dijeras.

Para que la amistad funcione, sé transparente acerca de lo que puedes y no puedes compartir, y pon énfasis en que se trata de una cuestión de ética, no de confianza. Cuando surjan temas delicados, sé claro respecto del tipo de conversación que estás teniendo. Di algo como: “Hablemos de esto como amigos”, o “Este es un tema laboral del que me gustaría hablar”.

Verifica que tú y tu amigo quieran tener el mismo tipo de conversación. Puedes decir: “Me gustaría saber cómo va todo con tu proyecto. ¿Podemos hablar de eso en este momento?”. De esta manera, puedes conservar la amistad sin cruzar los límites.

(Adaptado de “How to Be Friends with Someone Who Works for You”, de Sabina Nawaz).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.