Perfeccionistas: piensen en los momentos en que han tenido éxito de manera imperfecta

Ser perfeccionista no es fácil, sobre todo si tu deseo de que todo sea perfecto provoca que aplaces decisiones, te preocupes de costos irrecuperables o te concentres en fracasos y debilidades. Para ayudar a relajarte, intenta enfocarte y aprender de tus éxitos. Pregúntate: ¿siempre lo he hecho todo perfectamente? (Quizá no). ¿Siempre he estado seguro del éxito antes de proceder? (Es poco probable). Recordar momentos en que tuviste éxito a pesar de las imperfecciones te dará la seguridad para modificar tus procesos y decisiones con base en lo que ha funcionado en el pasado.

Esto puede ser especialmente útil si sueles investigar con cuidado y planear tu enfoque para hacer un proyecto antes de iniciarlo. También puedes identificar un modelo exitoso a seguir, alguien que mantenga el perfeccionismo a raya. ¿Cómo puede esa persona ser efectiva sin sucumbir ante el perfeccionismo? Observa qué hacen y aprende de ello.

(Adaptado de “How Perfectionists Can Get Out of Their Own Way”, de Alice Boyes).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print