Programa tu trabajo más importante para cuando estás más enfocado

Si eres como la mayoría de las personas, batallas para mantener la concentración a lo largo del día. Quizá te distrae el teléfono que suena en tu escritorio, o parece que no puedes evitar ingresar a tu correo electrónico o a Facebook durante las juntas. En lugar de darte por vencido, toma medidas para comprender mejor tu comportamiento. Durante una semana procura notar cuándo aumenta o disminuye tu concentración. ¿En qué momentos del día eres capaz de concentrarte? ¿Cuándo flaquea tu concentración?

En la mayoría de las personas el punto álgido de concentración se da en las mañanas, y luego esta cae a su nivel más bajo después de la comida. El patrón varía de una persona a otra, así que aprende cuál es tu patrón específico y usa ese conocimiento para planear tu día. Asegúrate de que tus actividades y reuniones más importantes estén programadas para los momentos en que tu concentración es mayor. Encárgate de asuntos no tan prioritarios cuando tu concentración es menor. No cedas a las distracciones: nota qué tipo de cosas te desvían y haz todo lo posible por evitarlas.

(Adaptado de “Are You Having Trouble Focusing? These Simple Strategies Will Help”, de Rasmus Hougaard y Jacqueline Carter).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print