¿Qué puedes delegar hoy?

Muchos de nosotros conocemos los beneficios de delegar actividades: ayuda a que los equipos compartan la carga de trabajo para que los gerentes se enfoquen en las labores que solo ellos pueden hacer. Sin embargo, en realidad, tú (como la mayoría de los gerentes) quizá acumulas actividades y generas un cuello de botella.

Para arreglarlo, comienza con pequeñas medidas. Pregúntate con regularidad, incluso a diario: “¿Qué es lo que hago únicamente yo?” Si alguien más puede cumplir con una tarea, quizá deba hacerlo. Intenta delegar tareas pequeñas para sumarlas a una meta más grande o proyectos que sean relativamente sencillos.

También considera el trabajo que deba realizarse bajo un límite de tiempo y compita con tus otras prioridades. Si tienes problemas para delegar, intenta esto: durante dos semanas, haz una lista de las tareas que podrías delegar y anótalas conforme vayas recordándolas. Este ejercicio te ayudará a dar el primer paso para delegar el trabajo necesario.

(Adaptado de “How to Decide Which Tasks to Delegate”, de Jenny Blake).

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print