Si está trabajando todo el tiempo, es que no está haciendo algo bien

Estar ocupado no equivale a ser efectivo y uno de los problemas en el entorno laboral actual es la conexión constante, que nos impide tiempos de auténtico descanso y, al mismo tiempo, nos dificulta el concentrarnos en nuestras tareas durante las horas de trabajo.

Cada cambio de enfoque reacomoda nuestro cerebro y crea un déficit acumulativo de atención, agotándonos y haciendo más difícil el aprovechar nuestra energía creativa. La conexión constante significa que siempre “estamos en el trabajo” pero también que nunca estamos completamente “en el trabajo.”

Debemos decidir activamente nuestro nivel de integración tecnológica en diferentes momentos, para maximizar la productividad, el éxito y la felicidad. Procesar por lotes nuestro correo electrónico es un buen primer paso para solucionar este desafío, reservando el resto de nuestro tiempo para el trabajo real.

(Adaptado de “The End of Absence: Reclaiming What We’ve Lost in a World of Constant Connection,” /Michael Harris).

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

También te puede interesar:

Dé seguimiento a su equipo después de una reunión

Cuando el desempeño de tu equipo es mediocre, enfrenta la situación de inmediato

Limita el uso de tu teléfono

 

 


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print