3 pasos para negarse educadamente a hacer una presentación

Proporcionar una presentación profesional es una excelente forma de ayudar a amigos y colegas. Pero no debería facilitar una conexión si no puede responder por las capacidades de una persona. A continuación tres pasos para negarse educadamente a hacer una presentación que lo incomode:

  • Sea transparente: Responda honestamente y explique por qué no lo hará. Tal vez sienta que la conexión no sea idónea o que no llevará a nada.
  • De un premio de consolación: Ofrezca algo a cambio. Aconseje o guíe al solicitante sobre qué puede hacer la próxima vez que haga una petición similar.
  • Permanezca en contacto: Si está dispuesto a reconsiderar la solicitud posteriormente, dígalo. Deje la puerta abierta para mayor interacción.

(Adaptado de “How to Say No to Making an Introduction” | Jodi Glickman).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

 


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.