Antes de tomar su siguiente decisión, pregúntese si es estratégica, relevante o rápida

No debe dedicar la misma cantidad de tiempo a cada decisión; si lo hace, apresurará algunas y perderá tiempo con otras. Para ser más eficiente, divide las decisiones en tres categorías: estratégicas, relevantes y rápidas. Las decisiones estratégicas a menudo son analíticamente complejas y tienen el potencial de impactar a largo plazo la dirección de su empresa. Son las que más atención requieren, así como un proceso integral y riguroso.
Las decisiones relevantes requieren un argumento de negocios sólido, y pueden requerir una inversión considerable, pero no son fundamentales por sí mismas. Las decisiones rápidas no son complejas, y a menudo pueden delegarse a otras personas. Considere proponer reglas y listas claras que le ayuden a tomar estas decisiones tan pronto como sea posible.

(Adaptado de A 4-Step Process to Help Senior Teams Prioritize Decisions, de Peter Hopper y Jugnu Sakuja).

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

Te puede interesar:

3 consejos a tener en mente cuando hay bonos

Cómo elegir qué delegar

Para resolver un problema, deje de pensar en él

 


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print