Haz que una decisión difícil sea más fácil de aceptar

Todos los líderes necesitan tomar decisiones difíciles que tienen consecuencias en su organización, su reputación y su carrera. Cuando te enfrentas con una decisión difícil, considera dos cosas que hacen que tomar estas decisiones sea tan arduo: incertidumbre ante los resultados y la complejidad del valor, así como la noción de que cualquier decisión que tomes afectará de manera negativa a alguien.

Para aminorar la incertidumbre por una decisión, primero considera los costos de no tomarla, y después considera cuidadosamente tus opciones. ¿Has hecho suposiciones que te están estancando? ¿Hay maneras menos riesgosas o de menor escala para que puedas probar tus opciones?

Para manejar la complejidad del valor, piensa en cómo puedes ayudar a que la gente entienda tu decisión una vez que la tomaste. En especial cuando la decisión involucra intercambios que pueden afectar a otros, debes ser tan claro como sea posible sobre tus intenciones.

(Adaptado de “How to Get People to Accept a Tough Decision”, de David Maxfield).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print