Piensa en la decisión de delegar como una oportunidad para enseñarles algo a tus empleados

Para muchos gerentes, el aspecto más difícil de delegar es confiar en que la tarea se cumplirá de manera satisfactoria. Una estrategia que puede facilitarte delegar es pensar que se trata de una oportunidad para capacitar a tu equipo, no solo de librarte de parte del trabajo.

La siguiente vez que necesites delegar algo, empieza por decidir qué integrante de tu equipo está listo para aceptar una mayor responsabilidad. Después, define tareas sencillas para ayudarle a aprender las habilidades que necesitará. Si quieres que alguien se encargue de dirigir una reunión semanal, por ejemplo, haz que practique cada parte del proceso: una semana puede preparar el orden del día y presentártelo para que lo revises. A la siguiente, puede observar cómo llevas la reunión, con suficientes oportunidades para hacer preguntas.

Después de un tiempo, ese empleado estará listo para aventurarse a dirigir la reunión; al terminar, puedes darle cierta retroalimentación. Este método de enseñanza puede tomar mucho tiempo, pero ayudará a preparar a tu equipo para que realice trabajos más complejos.

(Adaptado de “How to Stop Delegating and Start Teaching”, de Art Markman).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.