Resuelve un problema pensando en la peor solución posible

Si tienes que encontrar una nueva idea, deja de tratar de pensar en la mejor. En lugar de eso, imagina la peor idea posible: ¿Cuál sería la manera incorrecta de solucionar este problema? ¿Qué es lo que nuestros clientes de ninguna manera quieren? ¿Cómo podemos hacer enojar a todos nuestros accionistas? Intenta descubrir ideas que harían que se rieran de ti (o incluso que te despidieran), y luego trabaja desde ahí para encontrar nuevas maneras de solucionar el problema.

No siempre es fácil llevar a cabo este proceso, llamado “pensamiento incorrecto” o “pensamiento inverso”. Puedes comenzar tratando de ver el problema como lo haría un principiante. ¿Qué sugeriría alguien que no sabe nada sobre el contexto? Cuando te das permiso de tener malas ideas, a menudo encuentras las mejores.

(Adaptado de “To Come Up with a Good Idea, Start by Imagining the Worst Idea Possible”, de Ayse Birsel).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print