Siempre negocia tu salario (aunque sea el de tu primer trabajo)

Cuando llegue tu primera oferta de trabajo, tal vez creas que no debes negociar. Después de todo, no quieres herir susceptibilidades, ¿no es así? Te equivocas. Negociar tu sueldo es extremadamente importante, en especial al comienzo de tu carrera. Tu primer sueldo es un tipo de ancla: los aumentos, los bonos e incluso los ahorros para el retiro que vengan en el futuro estarán influidos por esa cantidad inicial. Prepárate para negociar reuniendo información mediante tus redes educativas y profesionales.

Adquiere información sobre sueldos en tu institución educativa, así como con amigos y colegas. Encuentra a personas que tengan trabajos similares al que estás solicitando y pregúntales cuál es un rango salarial razonable. Después practica la negociación con un amigo. Si todo sale bien, te darán un sueldo más alto del que te habían ofrecido. Si no es así, no quiere decir que haya sido un error haberlo intentado. Le demostraste a tu empleador que estás dispuesto a ser firme y que sabes cómo negociar: una habilidad valiosa.

(Adaptado de “10 Myths About Negotiating Your First Salary”, de Linda Babcock y Julia Bear)

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print