3 formas de aprovechar a un perfeccionista

Tener un perfeccionista en el equipo es una bendición y una maldición. Sus estándares pueden ser altos, pero es probable que se obsesione con cada detalle de un proyecto. A continuación, tres formas de aprovechar las cualidades positivas y mitigar las malas:

  • Encuentre el trabajo adecuado: No ponga a un perfeccionista en un trabajo demasiado complejo ni que requiera manejar gente. Encuentre cargos que tengan un alcance relativamente estrecho.
  • Aumente el autoconocimiento: Ayude a que su subordinado directo reconozca cuando sus estándares tengan resultados negativos. Explique el impacto sobre los que lo rodean.
  • No tema la retroalimentación: Los perfeccionistas pueden tener problemas para escuchar críticas a su trabajo. Esto no significa que no deba intentarlo. Pida consejos al perfeccionista sobre la mejor forma de hacerle comentarios.

(Adaptado de ”How to Manage a Perfectionist’’ | Amy Gallo).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate

Te pueden interesar:

Ponga fin a la melancolía dominical

Cambiando comportamientos ofensivos

Reconocer tus logros es una forma de cuidado personal

 


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.