Cómo no ser el único que habla

Un líder, particularmente uno listo, puede sentirse tentado a dar a su equipo todas las respuestas. Sin embargo, un líder más inteligente sabe que alentar a su equipo a contribuir ideas es bueno para éste y da mejores resultados. Para contrarrestar su tendencia a ser quien más habla, elija una reunión o conversación y comprométase a dirigirla haciendo preguntas. Primero presente un argumento que genere debate. Formule preguntas aclaratorias para profundizar y comprender mejor las ideas. Después utilice las preguntas para determinar los pasos siguientes. Quizá resulte difícil evitar interferir con una sugerencia, pero si cierra su boca garantizará que los demás usen la suya.

(Adaptado de “Bringing Out the Best in Your People” (Sacándo lo mejor de su gente) | Liz Wiseman y Greg McKeown).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.