Considera ser justo antes de conceder un horario flexible de trabajo

Cuando un empleado te pide un horario flexible, puedes estar tentado a decir que sí. Sin embargo, darle a una persona condiciones laborales a su medida puede percibirse fácilmente como favoritismo. Antes de decir sí (o no), hazte tres preguntas:

  • ¿Qué está pidiendo el empleado y por qué? Si hay una razón legítima para la solicitud, será más fácil que los demás entiendan.
  • ¿Me siento cómodo de comunicar este acuerdo a los demás miembros del equipo? Si no, es posible que ellos encuentren sospechoso el acuerdo.
  • ¿Decir que sí hará las cosas distintas para los demás? Por ejemplo, si una persona negocia una carga de trabajo reducida, el resto del equipo podría tener que repartirse las tareas que ella ya no realizará.

Se ha demostrado que la flexibilidad incrementa el compromiso y la productividad de los empleados, así que debes tratar de conceder estos arreglos cuando te sea posible. Solo piensa con cuidado en el impacto sobre el equipo antes de hacerlo.

(Adaptado de “How to Allow Flexible Work Without Playing Favorites”, de Elise Marescaux y Sophie De Winne).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.