Dé las gracias, incluso para cosas rutinarias

Hay muy pocos elogios y agradecimientos en la mayoría de los ambientes laborales. Incluso los gerentes que son conscientes de dar retroalimentaciones positivas pueden tender a reservárselas para momentos “extraordinarios”. Sin embargo, el trabajo de rutina que se espera que la gente haga todos los días muchas veces pasa desapercibido y subvalorado.

La gratitud genuina influye mucho para hacer que la gente se involucre y se una. Una vez por semana agradezca a un empleado. No se enfoque únicamente en el esfuerzo extraordinario que pudo haber tenido sino en las cosas ordinarias que mantienen activo a su equipo de trabajo, unidad o compañía. Sea específico: explique el comportamiento o tarea por el que se siente agradecido y el impacto positivo que tiene sobre usted y la compañía.

(Adaptado de “Thank You for Doing Your Job” | Whitney Johnson).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.